El Blog

 
 

Calendario

<<   Marzo 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Últimos comentarios

Categorías

19 de Marzo, 2006

Si esto es fracasar, yo quiero fracasar otra vez

Por RBA - 19 de Marzo, 2006, 15:43, Categoría: General

Cada vez que alguien habla de Netscape, se habla de la empresa que falló, que sucumbió, que lo hizo mal, etc.

Sin embargo, y pese a que nadie puede negar que todo eso es cierto, a casi todo el mundo se le escapa otra faceta de Netscape.

Imaginate esto. Una empresa que un buen día lanza un producto que hace que Internet pase de ser un pequeño conglomerado de universidades y centros de investigación, a hacer que aparezcan URLs hasta en latas de comidas para perros. Si hoy hay gente que dice que actualmente existe una revolución en la red, mi opinión es que a esta nueva "revolución" todavía le queda mucho para igualar a la que inició Netscape. Entre otras cosas porque a mi modo de ver, lo que se vive hoy no es una revolución sino una evolución. Solo cambia una letra, pero vaya cambio que implica.

Porque ahora se dice que si la larga cola está tomando una relevancia sobre los medios tradicionales que antes no existía, que si ahora cualquiera puede convertirse en voz, que si la nueva plataforma está en la web y no en el ordenador de cada uno, etc. y todo es muy bonito, no se puede negar, pero aquello que sucedió entre 1994 y 1998 (por poner unas fechas aproximadas) sí fué  una autentica revolución, no lo que nos intentan vender hoy.

Bien, todos conocemos esa historia y al principio yo hablaba de una facceta que parece escaparse cuando la gente habla de Nestcape. ¿Cual es? Pues muy sencillo...

¿No te gustaría fundar - o siquiera ser parte de una empresa que:

  • Consiguió todo eso que hemos indicado antes en cuanto a iniciar una verdadera revolución.

  • Que durante esos 3-5 años de vida iluminada consiguió que el 90% de sus empleados acabasen millonarios o multimillonarios.

  • Que consiguió que su valoración en bolsa, con sus evidentes altibajos, acabase multiplicada por no-sé-cuantos.

  • Y que concluyese su paseo por la liga de campeones multiplicando su valor en bolsa por 5 en sus últimos 3 meses y vendiendose a AOL por nada menos que 4.2 billones de dólares, y que encima su valor, ya bajo AOL, fuese multiplicado una vez más durante los siguientes meses tras la adquisición , y aumentando, una vez más, la fortuna de aquellos empleados que todavía tenían acciones ejercitables.

¿Es eso sinónimo del fracaso? Como el destino que sufrió la marca, como lo que pudo ser y no supo, sí. Pero como fundación de una empresa a los ojos de un emprendedor o de los mismos empleados, la narrativa no puede ser mejor, y la conclusión de la historia con esa subida de acciones x5 y venta por más millones que muchos sabemos contar, no deja para muchos comentarios. O si no, que se presenten aquellos emprendedores que puedan contar que su empresa ha conseguido esos cuatro puntos que comentaba antes, o siquiera uno solo de ellos. Al título del artículo me remito.


Y ahora, como uno no puede vivir del cuento a cada momento, volvemos al 2006, a la larga cola, y de vuelta al Silicon Valley donde, aunque las cosas no son como entonces, empiezan a parecerselo una barbaridad. ¡Nos vemos en unos días!

Blog alojado en ZoomBlog.com