El Blog

 
 

Calendario

<<   Febrero 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28      

Últimos comentarios

Categorías

15 de Febrero, 2006

La isla ¿bonita?

Por RBA - 15 de Febrero, 2006, 18:27, Categoría: General

Dark Island Estaba yo dandole la vuelta a algunos nuevos servicios que me resultan interesantes (sí, ya sé, mejor dedícate a mejorar los que ya tienes, y en serio, ahí estamos, pero eso no quita para que uno siga mirando otros horizontes), y de repente tuve la impresión de darme cuenta de algo que, aunque obvio para todos, ha decaído casi por completo en la red de hoy.

¿De qué hablo? Básicamente, que la centralización y la ausencia de servicios cooperativos se han hecho dueños de la red. Es algo que dicho así de repente podría causar sorpresa. ¿Acaso no vivimos un momento de la red donde se empuja el cooperativismo, la sindicación, la socialización de los servicios, las APIs, la participación?

Es posible que se empujen esos conceptos, pero el peso cae en el usuario, no en el servicio de fondo. Los servicios son básicamente islas que, en mayor o menor medida, permiten que la gente las use con mayor o menor libertad, pero quien realmente coopera es el usuario, no la empresa que ofrece el servicio.

Pongamos un par de ejemplos para ilustrar lo que digo (los hay a miles, con dos va bien).

Google Maps permite que yo coja sus APIs y me cree cositas, juguetes, utilidades e incluso servicios completos, pero tengo que pasar por Google. Si quiero usar Yahoo Maps, tengo que rehacerlo todo de nuevo.

Flickr. Me deja colocar widgets muy majos en mis páginas, con fotos y demás, pero si no está en Flickr, apaga y vámonos.

No entro en servicios de "redes sociales" porque entonces sí que es criminal. O te planteas usar Friendster, o MySpace, o LinkedIn, OpenBC, o ... ¡todos a la vez! Cada uno con su idiosncracia, su base de usuarios, etc. En fín, un desastre.

Por muy "abiertos" que sean todos estos servicios, lo que se fomenta es la creación de servicios individuales, de islas. Cada sitio es dueño y señor de sus contenidos, los guarda celosamente en sus servidores, y el día que de ahí desaparezcan, desaparecen, quizás dejando secuelas, pero desaparecen.

Vale que luego deje sindicarlos. Vale que ofrezca APIs para interactuar con ellos. Vale eso y mucho más, pero el repositorio es uno. Los contenidos de Slashdot están en Slashdot aunque luego uno los "saque". Los contenidos de mi blog están aquí aunque luego uno me los coloque en Meneame. ¿Hablamos de intentar centralizar el acceso WiFi a través de un único portal? ¿Es eso realmente una revolución? ¿Hablamos de eBay o incluso del "cool" Craigslist, que te prohíben hasta respirar fuera de sus páginas?

Sí, todos estos servicios fomentan la colaboración, pero siempre que colabores dentro de sus márgenes. Cómo de abierto y colaborativo se puede ser, si para usarlo, uno ha de pasar por un sitio en concreto por narices, y que es propiedad de una entidad bien diferenciada, que no dá cabida a otros. Colaborativos para el usuario: cerrados, de tendencia monopolística, egoístas y para nada distribuidos desde el punto de vista del que ofrece el servicio. Por cierto, mis servicios no se escapan, son islas tan rodeadas de agua como las demás.

¿Sigo? Pues luego llegan los servicios de búsqueda de los Googles y Yahoos de turno, con todos sus petabytes repletos de datos obtenidos de páginas de todo el mundo. ¿Distribuidos? Dudosamente. Lo que recoge Google para su buscador, es de Google. No le vemos compartirlo con Yahoo, obviamente.  Y luego nos viene el Vint Cerf dando lecciones de Internet, tras alistarse con una de las empresas más secretistas y egoístas (en cuanto a acaparación de datos, entre otras cosas) que Internet ha visto jamás. No sé, no sé...

¿Y dónde está el problema? En realidad, no es un problema en sí, sencillamente es el capitalismo en acción dentro de la red. Lo cual, ofrece sus ventajas, por supuesto. Lo triste no es del todo que existan estos servicios, sino que a cambio se pierda algo que fué lo que realmente dió pies a Internet y que, en lugar de evolucionar, está desapareciendo.

¿Qué está desapareciendo? ¿Acaso no ha sido la cosa siempre así? No exactamente. Las primeras funcionalidades y servicios que aparecieron en Internet no eran así. Era un entorno de colaboración bien real. El mejor ejemplo es quizás la vapuleada USENET. Ahí, los contenidos no viven en el servidor de Pedrito, sino que viven en cientos de servidores. El esquema de red era bien sencillo: Servidores raíz, nodos, y a hablarse entre ellos para que los usuarios elijamos el que más rabia nos dé, que salvo excepciones, dá igual. Otro ejemplo vivo hoy día - aunque no de contenidos propiamente dichos - son los servidores de nombres de dominios (DNS). No viven en un sitio, sino que son el efecto de una colaboración entre múltiples servidores de empresas radicalmente distintas. Incluso algo tan mundano como el IRC está basado en un sistema realmente distribuido - hasta que empezaron a aparecer subredes, claro.

Ese era el concepto de entonces. El de la "Internet beta" por usar una terminología acorde a las modas de hoy. Porque aquello no era ni Web 1.0 ya que la web entonces no existía. Ahora, hasta Google pretende centralizar los chats, guardando ellos - cómo no - nuestros chateos. La colaboración entre servicios, empresas y organizaciones en Internet, los contenidos realmente distribuidos a través de todas ellas, hoy en Internet, se desvanecen.

Lo único que parce venir al rescate son las redes púramente P2P, y quizás de forma destacada, protocolos como bitTorrent y cualquiera que siga ese concepto, aunque ahí nuevamente, el peso cae en los usuarios. Lo cierto es que para crear un entorno no centralizado, no es necesario involucrar a los usuarios (las P del P2P). USENET no era centralizado y los usuarios no éramos nodos pasándonos datos vía NNTP. Pero a las empresas y organizaciones eso ya no les vá. La época donde los proveedores, empresas, organizaciones y universidades dedicaban recursos para que los contenidos realmente fuesen descentralizados, ya no existe. Es por eso que mientras no aparezca algo increíble, los servicios seguirán siendo centralizados, dejando que sean los usuarios los que, dependiendo de esa centralización, creen la ilusión de un mundo donde todos colaboramos. ¿Todos?

Y uno se pregunta si no es eso lo que quizás - y no la gilipollez del Google Grid que tanto ha hecho babear a más de uno - suceda o deba suceder cuando las campanas de la ola web 2.0 toquen a muerte, y se vuelvan a potenciar entornos reales, abiertos y no centralizados. La dificultad es que, a las empresas eso no les suele gustar mucho, y para pintarlo más difícil, conforme las empresas acaparan más y más, más complicado está. Una cosa está clara, de llegar a producirse algo así - si es que has llegado hasta aquí y todavía no te he perdido - cosa que veo complicada aunque no imposible, eso, señoras y señores, eso sí sería una revolución.

PS: A mi teclado le faltan pilas (es wireless). Si cazais alguna palabra a la que le falte alguna letra, ya sabeis por qué ;-)

Blog alojado en ZoomBlog.com