El Blog

 
 

Calendario

<<   Octubre 2005  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Últimos comentarios

Categorías

31 de Octubre, 2005

Ya sé que es la tercera revisión, pero si pongo 3.0 van a pensar que es algo futurista

Por RBA - 31 de Octubre, 2005, 19:23, Categoría: General

Los servicios vía web - blogs y páginas incluídos - no usan números de versiones de cara al público.

De cara al usuario, salvo excepciones, cuando los servicios web introducen cambios o novedades, no se promocionan mediante "subidas de versiones". Salvo excepciones, insisto, no hace falta.

Nunca ha existido un eBay 6.5, un Google 2.01 o un Slashdot 5.0. O mirando más cerca de casa, nunca he oído hablar de un Terra 1.5, un MiArroba 3.0 o un eListas 3.1. Y lo primero que se me ocurre pensar es ¡menos mal!

¿Por qué? Porque cuando se hace pública una versión es porque ese dato aporta información de valor al usuario - información diferenciadora para con quien pueda estar usando todavía la versión anterior, y eso en la web no pasa porque una nueva versión entierra definitivamente el uso de la anterior.

En software de andar por casa, no es lo mismo crear un documento en Word 2.0 que en Word 7.0; puede haber problemas de compatibilidad entre imagenes creadas con Photoshop 4.0 y 8.0; el nivel de seguridad que ofrece Firefox 1.0 y 1.0.7 no es el mismo, etc. Y esas cosas - de cara al usuario, insisto - se pueden medir y se miden por la versión. No solo eso, sino que cuando sale una nueva versión de software in-a-box, la anterior no desaparece de la faz de la tierra, y por ello la distinción se hace más necesaria.

Ahora, si Google hoy saca una versión mejorada de su buscador y el usuario pasa a usar el nuevo buscador, y sencillamente no puede volver a usar la versión anterior porque Google ya no la ofrece, ¿para qué recordarle al usuario que está usando el buscador Google versión 34.5.77? ¿De verdad necesita saber eso el usuario? Fijaros además como por ejemplo hace unos meses Google sacó el "Google Groups 2 beta" y finalmente, cuando mataron al buen "Google Groups 1"  lo han dejado como "Google Grupos beta". Curioso ¿eh?

Sin embargo, desde que surgió la moda de hablar del Web 2.0, algunos sitios empiezan a florecer sacando su MiServicioWeb 2.0. El ejemplo más representativo es posiblemente el del servicio de Yahoo MyWeb 2.0, un servicio que por cierto me gusta casi demasiado.

¿Por qué entonces están floreciendo estos sitios con "versión 2.0"? Pues cada uno tendrá sus motivos, pero pensando de forma generalizada solo se me ocurre pensar que el sensacionalismo tiene más que ver con el asunto que otra cosa: hoy eso "vende" mejor, y dado que el "2.0" causa exaltación en determinados grupos geeks (porque a mi hija, que solo navega por Noggin, os aseguro que las versiones le preocupan bien poco) se aprovecha el número para asociarlo con esa subliminar y casi indescriptible imagen del "nuevo web". No es que estos servicios que se lanzan ahora con el 2.0 no aporten novedades interesantes en sus actualizaciones, no. Es claro que en muchos casos, entre la versión anterior y la nueva se ven muchas de esas novedades y cambios, pero el 2.0 - precisamente el 2.0 - excepto como reclamo, es innecesario. Ojo, no hablo de servicios que digan ser "Web 2.0" sino que aluden a la versión del software propiamente dicho - son cosas diferentes y por tanto deberían ser tratadas como tales.

Y es que como indicaba antes, estos sitios van además directos al 2.0. ¡Que a nadie se le ocurra usar otro número! Ha de ser dos-punto-cero. Curiosamente uno se imagina que cuando añadan mejoras merecedoras de subir un decimal, no le verán la misma gracia el cambiar la versión al 2.01 como la que le vieron al llamarla inicialmente 2.0. No sé ¿me equivoco?

Lo cierto es que técnicamente, y si nos juzgamos por las versiones internas, cada nueva actualización debería llevar consigo un cambio de versión. Dado que los servicios web están - o deberían estar - en constante evolución, el mareo que cogerían los usuarios con las versiones sería impresionante, desconcertante, y definitivamente inútil.

Bueno y si alguien quiere actualizar su página web y quiere colocarle el 2.0 ¿es tan malo como para criticarlos de esa manera? No, malo no es. Vamos, que no se va a morir nadie por ello. Es sencillamente que, al márgen de las mejoras reales que se produzcan en el servicio, yo lo veo todo como resultado de una moda del momento, y por tanto, pues aprovecho mi blog para comentar que cuando veamos esos sitios web con su flamante 2.0, lo menos importante es el numerito de marras, y lo bueno es, como siempre, lo que vaya dentro del bocadillo. Y si eBay, Google, Flickr y demás familia han llegado donde han llegado sin necesidad de estamparnos versiones en la frente ¿para qué empezar ahora? Hasta Microsoft se cansó de usar las versiones en el software tradicional y pasó a los años (Win95, Win2000) y ahora tira de nombres diferentes (XP, Vista...). ¿Vamos hacia adelante o para atrás?

Como decía al principio, mientras al usuario realmente le importe un comino si está usando la versión 1, la 2 o la 7, no hay necesidad real de colocarle en la cara ningún número de versión cada vez que nos visite, y si realmente no podemos contenernos, pues hagámoslo de forma discreta. Ahora, si uno acaba de lanzar una renovada versión de sus páginas y piensa que colocando el número en el lugar más visible de la página va a causar más sensación pues adelante. Hoy el "2" se vende bien ¿por qué no aprovecharlo?

Lo triste es que si hoy empezamos a usar el 2, luego llegará el 3, el 4... y yo sinceramente vivía mejor la web sin numeritos. Quizás haya que decir que "Usar números de versiones no es Web 2.0" para evitar que acabe siendo algo común. Sí, me doy cuenta de la paradoja en la frase ¡precisamente!


Si las listas están muertas, casi mejor que no resuciten

Por RBA. - 31 de Octubre, 2005, 12:55, Categoría: General

Hoy me escribió un amigo virtual comentandome que le chocaba ver que yo era el usuario número 1000 de eGrupos y no el número 1, que sería lo esperado. Tal y como le he respondido en privado, el motivo no era inflar el número de usuarios en el lanzamiento sino que, por motivos que no es necesario detallar, el sistema de eGrupos exigía que el número o ID de usuario tuviese al menos cuatro dígitos. ¿Vale? :-)

Siguiendo el tema, quien me conoce sabe que no soy un entusiasmado de dar números y estadísticas de los servicios que manejo salvo que sea necesario. En los más de cinco años que llevo detrás de eListas debo de haberlo hecho como mucho 4 o cinco veces. Al principio sí, claro. Era excitante ver como pasabas de cero a 10.000 o de cómo alcanzabas los 100.000 usuarios, y cuando eListas llegó a los 10 millones saqué una notita de prensa al respecto. Y hace un par de meses, en una entrevista a Baquía, dí algunas otras cifras, que hoy, dos meses después, no solo se mantienen sino que siguen en aumento.

Si hace dos meses hablaba de que eListas recibe una media de 10.000 nuevos suscriptores al día, hoy es algo más de 11.000. Si eGrupos recibía entonces 1.000 nuevos usuarios cada día, hoy hablamos de 1,250 - en realidad ésta es una media un tanto ortodoxa, ya que eGrupos lleva en pié poco más de un año y cuenta con 753.000 usuarios registrados, que en realidad arroja una media de casi 2.000 usuarios nuevos cada día, pero no cuento usuarios que hayan sido resultado de mudar determinadas listas desde otros sistemas, sino aquellos que se hayan registrado con sus propias manos.

Y me zambullo en las cifras porque ultimamente, cada cierto tiempo aparece alguien nuevo declarando que las listas de correo están muertas o en cualquier caso, moribundas. Suele ser gente que ha dejado las listas a cambio de los feeds RSS, como si realmente una cosa fuese un sustituto completo de la otra, cosa que por supuesto no es así. Suele ser gente que posiblemente esté hasta las narices del spam que recibe en su correo y que por tanto, en lugar de aplicar filtros, usar carpetas o etiquetas, prefiere mantenerlo cuanto más limpito posible. En realidad, lo que hace es llevarse el contenido que le interesa a otro sitio - cosa que es igualmente viable con muchas listas, claro. Sí, hay gente que vive en la sala y se dice "yo veo a gente abandonando este medio, por tanto XYZ" pero éste no es un medio que solo tenga puerta de salida - también la tiene de entrada, y me dá la impresión que hoy hay mucha más gente entrando que saliendo. Y modestia aparte, mejores estadísticas que las que contemplo yo a diario al respecto no las tiene mucha gente. Mañana, no sé, pero hoy...

El blog es un medio donde uno (o dos, o tres, o siete) le hablan al resto, y ese resto podrá opinar o no, según decida su creador. En el blog, la presentación de un tema es realizada por una sola persona o un grupo selecto. Desde este punto de vista - y solo desde este punto de vista - un blog podría ser equiparable a una newsletter pero con otras posibilidades.

Sí, existen blogs donde cualquiera puede publicar, deseablemente tras un proceso de moderación. Es el caso de sitios como Barrapunto (a quien yo personalmente no considero que sea un blog) o como algunos blogs que existen en Zoomblog a través de la opción "¿Se permiten artículos de terceros?" pero la publicación propiamente dicha sigue siendo centralizada.

La lista sin embargo ofrece en este sentido una flexibilidad mayor - en este caso hablo de listas de participación, no de boletines o newsletters. La conversación es iniciada por quien quiera - igual sucede con los foros, por ejemplo. La fluidez en la comunicación suele ser bastante mayor - ahí donde te llega el mensaje, respondes con hacer clic donde dice "Reply", y no has de pasar de una página o aplicación a otra. Citas a quien respondes sin hacer copiar y pegar. Generalmente las conversaciones tienen una estructura más ordenada. Puedes recoger tu correo y leerlo luego - desconectado si te apetece - e igualmente responder ahí mismo - desconectado si te apetece (y si alguien me salta diciendo que vivimos en la era del always-on, que se monte en un avión, a ser posible que no sea de Lufthansa, y me cuente). Pero tampoco nos centremos en el tema del always-on, aquí es solo un detalle, no la trama de la película.

Por otro lado, quien no suela visitar las páginas de los blogs sino que lo hace todo a través de agragadores (RSS), puede usarlos igualmente en las listas. No todos los servicios de listas existentes ofrecen la suscripción vía RSS, pero sitios como eListas, eGrupos, YahooGroups y prácticamente cualquier servicio de listas medianamente decente lo ofrecen ya desde hace tiempo, con lo que, si lo que realmente nos importa es el contenido y le tenemos un amor desmesurado al RSS, no le veo el repelús a suscribirnos vía RSS a una lista o boletín que realmente nos interesa.

Lo dicho no es siempre recíprocamente aplicable a los blogs. De hecho, puestos a revisar servicios de blogs, y si se me perdona la publicidad descarada, Zoomblog es el único que yo conozco (y si alguien conoce otro, que me lo diga y no volveré a decir esto) que podría utilizarse perfectamente como lista si uno quiere, al permitir no ya la publicación vía email o el recibir artículos vía email - que eso lo permiten muchos servicios, con o sin ayuda externa - sino incluso el recibir y especialmente el enviar comentarios vía email. Vamos, que te enteras de todo y participas con todos sin dejar el email, si quieres.

Para marcar favoritismos tampoco sirve el argumento de que los blogs están alcanzando una relevancia que las listas no consiguieron, porque para empezar, las listas nunca necesitaron revolucionar nada ni ser citadas en los periódicos. El blog es primordialmente un medio público y muy "salista" (de ahí esa relevancia) donde muchos se crean "por vicio" e inicialmente orientados sobre el propio creador. Las listas son generalmente privadas o reservadas, con propósitos muy particulares y orientadas al grupo desde el principio: Todos empezamos nuestro blog con un "ya tengo blog", "voy a hablar de..." o algo parecido, pero nadie empieza una lista diciendo "ya tengo lista" sino con un "he creado esta lista para que hablemos de...".

En fín, me estoy prolongando más de la cuenta. Este artículo no pretende declarar que las listas sean mejores que los blogs, sino darle un pescozoncete a quien diga que están muriendo (de ahí que resalte los beneficios de las listas y no los de los blogs, que los tienen). Me consta que aquí habrá gente que considere que una cosa es mejor que otra, sean las listas o los blogs, pero ninguna de las posturas es definitiva ni yo creo que una cosa sea mejor que la otra porque, pese a sus parecidos, cada medio sirve unas necesidades tan particulares como necesarias, valga la redundancia.

Las listas son casi tan viejas como la propia Internet, tienen más de 30 años, y mira los números que suelta hoy, treinta años después, un sitio tan humilde como eListas. Si los blogs tienen 5-6 años (y el 90% de los que bloguean no llevan más de dos), hablemos dentro de 25 años cuando el término "web 2.0" nos provoque la risa tonta.


Blog alojado en ZoomBlog.com